Loading...
InfeccionesPiel

¡SI HAY MUCHO PICOR…PENSAD EN ESCABIOSIS!

 

Suele ocurrir que, ante un eczema acompañado con mucho picor, lo habitual y más frecuente es pensar en una picadura de un insecto o en una dermatitis alérgica, pues son causas muy frecuentes, pero hoy os quiero contar sobre la escabiosis o comúnmente llamada sarna, que, siendo un diagnóstico poco frecuente, también hay que tenerlo en cuenta.

Está descrito en la literatura pediátrica, que la Sarna, es una infestación común, endémica en muchos países  y que aparece de forma cíclica cada 15 -30 años.

 

 

¿Qué es la escabiosis o Sarna?

Es una infección de la piel producida por un parásito (Sarcoptes scabei) que se aloja en la piel. Este parásito, para extenderse, va haciendo micro túneles a través de la epidermis (surcos acarinos) donde pone sus huevos generando pequeñas papulitas (pápulas acarinas). Todo eso, conlleva a producir muchísimo picor, especialmente por la noche. Las lesiones generadas, a veces se pueden confundir con otras infecciones de la piel que generan picor.

La sarna es una enfermedad infecciosa que tiene una distribución mundial y que puede afectar a todas las razas, edades y clases sociales.

Se presenta con más frecuencia en los meses fríos y en las zonas urbanas.

 

¿Cómo se contagia?

Es a través del contacto directo y prolongado de piel con piel, por lo que es habitual que se propague entre padres e hijos. También por contacto con la ropa, sábanas y toallas de la persona infectada.

Es raro que los niños se contagien entre sí en la escuela, ya que lo habitual es que no se dé el nivel de contacto necesario para la transmisión.

Los bebés y los niños son particularmente más susceptibles a la infestación y se manifiestan de maneras más extensas.

El periodo de incubación es de 1 a 3 semanas.

 

¿Cómo se diagnostica?

Para su diagnóstico, suele ser suficiente con la entrevista clínica y la exploración física. Si hubiese dudas, hay pruebas específicas para su visualización directa por microscopio del parásito y/o sus huevos (Prueba de Muller).

El síntoma principal es el picor y aún más intenso en horas de la noche.

 Suele afectar a varios miembros de una familia o comunidad cerrada.

Las lesiones en piel más características y clásicas, son unos granitos rojos con unos surcos entre ellos (surcos acarinos), además, por consecuencia del picor se evidencian lesiones de rascado y costras.

Las zonas más frecuentemente afectadas, son entre los dedos de las manos, los pliegues de piel de las muñecas y tobillos, los glúteos y la zona genital.

A diferencia de los adultos, los niños pueden hacer erupciones más extensas.

 

 

¿Cómo tratarlo?

Se utilizan cremas escabicidas (que matan el ácaro) como la permetrina al 5% en crema, es actualmente el tratamiento de elección por su seguridad tolerancia y eficacia.

Puede ser usado en bebes, niños y embarazadas.

Se debe aplicar una capa fina extendida por toda la piel desde el cuello hasta los pies, cubriendo todos los pliegues de la piel, entre los dedos y los glúteos.

Se recomienda aplicarlo antes de acostarse, para dejarlo actuar toda la noche (de 8 a 12 horas), retirándolo al día siguiente por lavado y repetirlo a los 7 días.

 

Se suele combinar con algún antihistamínico y/o cremas con corticoides para calmar el picor. Tras el tratamiento, el picor no desaparece de forma inmediata y puede prolongarse hasta 3 semanas después de su finalización.

Es recomendable para la erradicación total, que se aplique el tratamiento a todos los integrantes del núcleo familiar o convivientes, aunque no presenten síntomas.

Es importante cambiar y lavar, toda la ropa personal, sábanas y toallas usadas los últimos 3 días previos al tratamiento, de ser posible con agua caliente o en secadora a alta temperatura. También se recomienda, pasar la aspiradora por toda la casa.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This